Creencias erróneas sobre el agua mineral

En la actualidad existen una serie de creencias sobre el agua mineral natural que están alejadas de la realidad. Sus supuestas impurezas, sus diferencias en mineralización o el residuo seco son algunos de los temas más comunes sobre los que existe mucho desconocimiento.

Las pureza original del agua mineral natural

El agua mineral natural es pura en origen. Es una bebida natural, protegida contra los riesgos de cualquier actividad humana y de la contaminación, bacteriológicamente sana y con una composición mineral constante y única. Es envasada tal cual la ofrece el manantial y, a lo largo de todo su proceso de embotellado, mantiene intactas sus propiedades saludables. Por lo que ningún agente externo altera su estado. Si bien es cierto, cada agua mineral natural es única y presenta una composición distinta dependiendo de su origen y es importante conocer las diferentes aguas minerales naturales para elegir la que más nos convenga.

Estudios revisados por diversas autoridades sanitarias sugieren que las aguas que no contienen suficientes minerales pueden conllevar riesgos cardiovasculares importantes, y establecen unos mínimos recomendados en las aguas de 20mg/l de calcio y 10mg/l de magnesio.

¿Qué es el residuo seco?

Existe la creencia popular de que el residuo seco es algo malo para la salud. Sin embargo, no es más que la cantidad de minerales, como calcio o magnesio, que se encuentran presentes de forma natural en esa agua. Por lo tanto, debemos considerar al residuo seco como un mero indicador de la calidad nutricional del agua.   

En España, el 30% de la población ingiere cantidades de minerales inferiores a las recomendadas. El agua mineral es un buen complemento para paliar este déficit.

 

¿Mineralización débil o mineralización muy débil?

El agua mineral natural de mineralización muy débil es un tipo de agua, pero no podemos considerarla de ningún modo mejor que, por ejemplo, el agua mineral natural de mineralización débil.  La carencia de minerales en el agua es una característica, y no debe ser considerada como una ventaja. Es decir, no hay aguas mejores ni peores, sólo con más o menos aporte mineral. 

Por otro lado, no hay ninguna evidencia científica de que el agua de mineralización muy débil sea la más adecuada para cuidar de nuestra salud. De hecho, el organismo necesita del aporte de minerales para su correcto funcionamiento. Si bien es cierto que el agua de mineralización muy débil puede ser adecuada para personas con determinadas enfermedades, para las personas sanas sin limitaciones particulares la mineralización del agua no debe ser un freno a su consumo.

El sodio en el agua mineral natural

En los últimos años, se han fomentado rumores falsos alrededor de los efectos del sodio en el agua mineral natural. Al contrario de lo que se piensa, el sodio del agua no provoca retención de líquidosBeber una media de dos litros de agua mineral natural al día proporcionaría 40mg de sodio, la equivalencia a 0,1 gramos de sal, que representa solo el 2% de la ingesta diaria de sodio máxima recomendada por la OMS.

Además, en España, el 80% de las aguas minerales naturales contienen menos de 20 mg de sodio por litro, por lo que, son aptas para dietas pobres en sodio. De hecho, la principal causa de los excesos de sodio proviene de alimentos preparados y no del agua.

Posts Relacionados