¿Cómo actúa el agua en nuestro organismo?

Del agua surgieron las primeras formas de vida hace millones de años y, en la actualidad, el agua sigue siendo el principal componente de cualquier ser vivo. Decir que somos agua, no es una exageración. De hecho, de un 50% a un 70% del peso de una persona es agua y está presente en los órganos, los músculos, la piel e incluso en los huesos. Además, obtenemos la mayor parte del líquido necesario para vivir a través del agua, y muchos alimentos, sobre todo las verduras y las frutas, también nos aportan una cantidad generosa de agua.

En el organismo no existe ningún tejido que no contenga agua en menor o mayor proporción y eso debe a que el agua desempeña muchas funciones en el organismo:

La importancia de la hidratación

La cantidad de agua en el cuerpo se mantiene siempre dentro de unos límites, pero está en movimiento constante. Para que el organismo desarrolle sus funciones correctamente las entradas y salidas hídricas deben estar en equilibrio. Perdemos agua mediante la orina, las heces y el sudor, cosa que es más que evidente, pero también a través de la piel y debido a la respiración, cosas las dos menos conocidas por todos y que están dentro de las denominadas «pérdidas insensibles» de agua. Hay pues una cantidad de agua que perdemos por la piel de forma continuada y no visible, de la misma manera que cuando respiramos también expulsamos vapor de agua.Se calcula que las entradas y salidas de agua del cuerpo de una persona en condiciones normal serían de unos 2.600 ml diarios. De ahí, la importancia de hidratarnos de forma regular y consumir unos 2 litros de agua diarios, más en caso de que se practique algún deporte
¿Qué cantidad de agua necesito beber para lograr un equilibrio hídrico?
La cantidad de agua que necesitamos no es exacta y depende de varios factores como la edad, el peso, la actividad física, el clima y la dieta.