Claves para una buena hidratación en invierno.

Es conocido por todos que, en verano, es primordial mantenernos bien hidratados, pero ¿Y en invierno? Con la llegada del frío a veces olvidamos la importancia del agua y de beber suficiente. Charlamos con Magda Carlas para que nos dé las claves a la hora de mantener una buena hidratación durante los días más fríos del año.

Ahora que estamos en pleno invierno, ¿Sigue siendo igual de necesario hidratarse que en verano?

Hidratarse es importante todo el año. Cierto que con el calor aumentan los requerimientos de agua per, en invierno, hidratarse es tan importante como en verano. Además, actualmente las casas están climatizadas y no es infrecuente pasar incluso calor… Por otro lado, no solo la temperatura ambiente condiciona la hidratación. También la actividad física, la dieta, el estrés, etc.

A nivel nutricional, ¿Por qué es importante mantenerse hidratados en nuestro día a día?

Porque nuestro cuerpo es en más de un 50% agua y nuestra fisiología necesita agua. La mayoría de los procesos fisiológicos de nuestro cuerpo requieren agua. Sin olvidar que fluidos corporales como la sangre, la saliva, los jugos gástricos o la orina están compuestas en gran parte por agua.

Y para los más pequeños, ¿Las recomendaciones son las mismas?

Sí. Aunque necesiten menos cantidad de agua es incluso más importante que en los adultos. Un niño es más vulnerable a la deshidratación y si es muy pequeño es a veces difícil entender sus demandas de agua. Una dosis insuficiente de agua puede entre otras cosas, hablando de niños en edad escolar, enlentecer o dificultar su ritmo de aprendizaje.

Ahora, en Navidad, vienen comidas copiosas que pueden afectar a nuestro sistema cardiovascular ¿Qué importancia tiene la hidratación en este sentido?

Mucha. En realidad, las entidades médicas recomiendan 1 ml de agua /Kcal /día. Queda claro que de entrada cuanta más energía conlleve la dieta más agua se necesitará. Pero es que aparte es evidente que para digerir comidas muy copiosas nuestro metabolismo también necesitará más agua. Todo sabemos que después de un gran banquete nuestra sensación de sed aumenta. Además, el agua es imprescindible después de una ingesta elevada de alcohol, ya que aumenta la diuresis y nos deshidrata. Y también después de una ingesta que tenga mucho sodio, como suele ser el caso de las comidas de estas festividades.

Posts Relacionados